El lazarillo de ciegos caminantes:
desde Buenos Aires hasta Lima

Araya, Emilio

236 pages - In Spanish
Annotated Edition

ISBN: 987-1136-26-9
Library of Congress Control Number: 0

Printed copy: U$ 20.00.-  add to cart
Evaluation copy: U$ 13.00.-  add to cart
Online access: U$ 9.99.-  add to cart

...El lazarillo de ciegos caminantes desde Buenos Aires, hasta Lima con sus itinerarios según la más puntual observación, con algunas noticias útiles a los Nuevos Comerciantes que tratan en Mulas ; y otras históricas sacado de las memorias que hizo Don Alonso Carrió de la Vandera en este dilatado viaje ... ; por Don Calixto Bustamante Carlos Inca, alias Concolorcorvo natural de Cuzco ...

El «Lazarillo» ofrece una visión muy concreta y creíble de la vida colonial entre 1771 y 1773, así como detalles prácticos para el itinerario desde Montevideo hasta Lima por Buenos Aires, Córdoba, Salta, Potosí, Chuquisaca y Cuzco.

Según el historiador José Luis Busaniche «Circula por sus páginas un sentimiento nuevo de la naturaleza, muy ajeno al que traducen hasta entonces las cartas y documentos de la época colonial».

Su primera edición de 1773 circuló clandestinamente en América. El texto transcribe los escritos de don Alonso Carrió de la Vandera durante su comisión para el arreglo de Correos y Estafetas y ajuste de Postas desde Montevideo. El autor figura como «Don Calixto Bustamante Carlos Inga, alias 'Concolorcorvo', quien acompañó al referido comisionado en dicho viaje y escribió sus extractos». La existencia de Calixto Bustamante Carlos Inca está comprobada, y documentada la comisión y viaje del visitador Carrió, sin embargo «Concolorcorvo» demuestra una erudición muy llamativa.

Según Bartolomé Mitre el libro «se escribió por persona erudita y conocedora de las costumbres de la América española». Don Alonso Carrió de la Vandera pasó casi toda su vida en Méjico y Perú, y estuvo en Buenos Aires en 1749. Su correspondencia está escrita en prosa nada vulgar e incluye citas clásicas. No sería de extrañar que el autor de «El Lazarillo» fuera el mismo visitador.

Existe una carta recibida de Lima por el administrador de correos en Buenos Aires, don Domingo de Basavilbaso, recomendando a su protección y amparo a don Calixto Bustamante Carlos Inca, que se ponía en camino para el Río de la Plata. Desamparado por la muerte «de su amo el Señor don Antonio Guill y Gonzaga, Presidente que fue del Reino de Chile», deseaba cambiar de fortuna «porque el temperamento de Lima había salido contrario a su salud».

No hay pruebas de que Bustamante apareciera por Buenos Aires, pero de ser así su llegada habría coincidido con los preparativos de Carrió para su viaje al Perú. Es posible que a instancias de Basavilbaso el visitador encontrara en Concolorcorvo a un hábil secretario y la mejor compañía para el camino.

Durante el viaje el visitador redacta informes confidenciales quejándose de quienes, subrepticiamente, paralizan su labor. A su lado el ocurrente Bustamante sugiere invectivas y chanzas mordaces. El visitador pudo advertir el peligro de subscribir todo aquello. Y Bustamante, que admira al visitador, se pudo encargar de que, con o sin licencia, no permanezcan inéditas sus andanzas.

Así puso ser concebido «El Lazarillo»: amenísimo libro de viajes, memoria oficial y fuerte sarcasmo. Una explicación simple y muy posible, que no le quita un ápice de diversión al libro