Potpourri
(silbidos de un vago)

Cambaceres, Eugenio

228 pages - In Spanish
Edición Crítica, Notas y Comentarios
Claude Cymerman
ISBN: 978-1-934768-21-1
Library of Congress Control Number: 2009927496

Printed copy: U$ 26.75.-  add to cart
Evaluation copy: U$ 17.39.-  add to cart
Online access: U$ 9.99.-  add to cart

Sabemos que Potpourri salió de las prensas de su editor concomitantemente con la salida de Eugenio Cambaceres para Europa.
Esta circunstancia, el hecho de que el libro publicado omitía el nombre del autor (lo cual no impidió que se le identificara casi inmediatamente), la posición encumbrada del escritor en la sociedad argentina de la época, las numerosas claves y alusiones autobiográficas que encerraba el libro (desviviéndose los lectores por descifrar las claves y averiguar qué era lo que denunciaba de la vida privada o pública de tal o cual personaje), en fin, el contenido, la forma y el mismo tono de la obra iban a proporcionarle un éxito fulminante en la Argentina.
La feroz crítica a la burguesía porteña que encerraba desató acerbas polémicas, que le valieron al autor unas tiradas hasta entonces desconocidas en el país.
Algunos invocaban la tranquilidad del hogar para condenar el libro y ponerlo en la picota. Otros relacionaban el contenido con la novela naturalista francesa y la pornografía. En realidad, el ataque a la pretendida inmoralidad del libro no era más que un pretexto que usaba una oligarquía mojigata para ocultar una realidad social poco gloriosa, que contrastaba con la imagen de liberalismo positivista y progresista de la cual se preciaba.
Porque si la obra puede, en muchos aspectos «crítica de la hipocresía social, de una política inmoral, de una educación femenina descuidada, del triunfo del dinero y de los nuevos ricos« aparecer como una sátira hiriente y hasta como un panfleto, también descuella por sus cualidades específicamente literarias «renovación y enriquecimiento de la técnica escrituraria, estructuras narrativas de vanguardia, estilo ágil y a menudo humorístico, lengua coloquial y hasta argótica, metáforas originales e impactantes« que han consagrado a su autor como el verdadero fundador de la novela argentina, dejando en la literatura del XIX y del XX una huella indeleble.

En esta edición el prof. Claude Cymerman «Profesor emérito de Literatura hispanoamericana de la Universidad de Rouen, Francia, y especialista en Eugenio Cambaceres« desarrolla un prólogo que permite ubicar a Cambaceres dentro de la realidad política, social y literaria rioplatense, y evaluar a Potpourri dentro del contexto de su producción literaria posterior. Al mismo tiempo el cuerpo de notas «lexicográficas y de contexto« da las claves imprescindibles para interpretar ajustadamente esta obra, la primera y que más recurre a términos latinos, italianos, ingleses y sobre todo franceses, de toda la producción del autor.
Eugenio Cambaceres
(1843-1889)
De ascendencia francesa, nació en Buenos Aires durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas, y llegó a ser uno de los miembros más importantes de la generación del ochenta. Abogado, político y escritor, intervino activamente en la esfera pública de los años 70 y 80.

Promovió la separación de la Iglesia y el Estado con un discurso que luego fue publicado en la Revista del Río de la Plata.
La firmeza y audacia de sus convicciones liberales —llegó a denunciar los fraudes de su propio partido— le valieron el ataque colectivo y la fama de “masón”, “ateo” e “impío”.

Integró la élite dirigente del Club del Progreso, un centro social que nucleó a intelectuales y a destacadas figuras de la alta sociedad porteña del momento. Su ingreso a la literatura coincidió con su alejamiento de la política. “Vivo de mis rentas y nada tengo que hacer.   Echo los ojos por matar el tiempo y escribo”, afirmó en una frase bastante citada por la crítica. Viajó por Europa y vivió en París, aunque en 1889 estaba en Buenos Aires cuando murió de tuberculosis.

Cuatro títulos integran su producción literaria:   Pot-Pourri (1881) y Música sentimental (1884), reunidos bajo el subtítulo Silbidos de un vago y publicados anónimamente, anteceden a sus mejores novelas, Sin rumbo (1885) y En la sangre (1887).   Por distintas razones todas sus publicaciones desataron cierto grado de escándalo, todas fueron —cada una a su manera— algo así como anómalos bestsellers en su época.