Viajes al Río de la Plata y a Potosí (1657-1660)

du Biscay, Accarette

140 pages - In Spanish
Edición Crítica, Notas y Comentarios
Jean-Paul Duviols
ISBN: 978-1-934768-07-5
Library of Congress Control Number: 2008921127

Printed copy: U$ 25.75.-  add to cart
Evaluation copy: U$ 16.74.-  add to cart
Online access: U$ 9.99.-  add to cart

El Relato de Accarette no sólo es un documento histórico sobre el tráfico clandestino de la plata y la situación comercial y militar de las provincias del Río de la Plata y del Tucumán. Es también una serie de agudas observaciones acerca la vida cotidiana en las colonias españolas en el siglo XVII.
El informe de este comerciante aventurero, mezcla de espía y de filibustero, por la variedad y detalle de sus observaciones sobre la vida cotidiana y las costumbres coloniales en Buenos Aires, Córdoba, Salta, Jujuy, «el camino de las mulas», la «civilizacion del cuero», y las minas de Potosí, constituye un testimonio muy valioso para la historia del Río de la Plata, de Tucumán y de Potosí en el siglo XVII, teniendo en cuenta que los documentos sobre aquella época y sobre estos lugares son muy escasos.
Si bien Accarette no verificó todo lo que le contaban «varios elementos son de «segunda mano»« la mayor parte de sus comentarios son confirmados por los relatos de otros viajeros.
Acarette halla que la vida es muy barata en Buenos Aires «pueblo miserable de comerciantes« mientras que la ciudad de Potosí es ostensiblemente más cara. Su visión describe una ciudad opulenta, con cuatro mil casas bien construidas y de varios pisos: cuando Accarette llegó a la Villa Imperial (en 1657) ésta contaba con 160.000 habitantes ¿¡casi cien mil más que París!
Quizás el aporte mayor de este texto resida en los detalles relativos a la historia comercial: historia de los flujos de mercaderías, donde evoca el intercambio de las telas de Rouen por plata de Potosí o por cueros de la Pampa.
Es notable la casi ausencia de moneda de plata, con transacciones mayormente de trueque o letra de cambio. Los comerciantes son honestos por necesidad, ya que el comercio se basaba en la palabra, y los productos europeos que Accarette vende a los comerciantes de Potosí, los tiene pagados siete meses antes su entrega en Jujuy (para luego ser contrabandeados hasta Potosí).

Un tema aparte es la «Propuesta del señor de Accarette para la conquista de Buenos Aires en el Río de la Plata en la América meridional», que en su primer informe establece que «... para realizar fácilmente este proyecto y para que se pueda tomar por sorpresa la plaza y las regiones circunvecinas y someterlas al dominio del Rey sin temor a ser expulsado por los españoles, se necesitaría por lo menos tres mil hombres escogidos...», y «... Si después de la conquista de Buenos Aires y de Santa Fe, se juzgase oportuno (y lo sería efectivamente) cercar esas ciudades con murallas y fosos y edificar fuertes sólidos revestidos de piedra, esto resultaría fácil porque en las islas de San Gabriel, particularmente en la grande y también en frente en el continente, se hallan muchísimas rocas, de donde se podría extraer tanta piedra como fuese necesario, cuyo transporte sería fácil por barco.»

Nada deja Accarette librado al azar, y en el Segundo informe dice que «... propone es invadir por sorpresa y saquear la ciudad de Buenos Aires y arrebatar todo el oro, la plata y las mercaderías que se encuentren allí y asegura que se hallará una cuantiosa provisión, puesto que los vecinos del pueblo siempre tienen el cuidado de atesorar y preparar muy grandes cantidades para el regreso de los buques españoles que van allá cada año para comerciar y que llevan todo lo necesario para ello», añadiendo que «... El gasto de este armamento, sin contar los dos buques del Rey con sus aparejos y cañones, ascendería a la suma de 511.800 libras...» de las cuales da detalle.

Es tan minucioso el informe en sus aspectos estratégicos y tácticos que el lector no puede sino preguntarse qué hubiera pasado si Luis XIV no hubiera estado tan ocupado por las Guerras de Holanda (1672-1678) y de los Nueve Años (1688-1697), y en qué medida el almirantazgo inglés no evocó estos escritos para convencerse de la conveniencia de una invasión a Buenos Aires casi 140 años después...
Es poco lo que se sabe a ciencia cierta del autor de este libro, al que muchos atribuyen el haber despertado el interés de la Corona Británica por las colonias españolas del Río de la Plata.
Lo cierto es que Accarette –como se presenta a si mismo– o Accarette du Biscay –como lo menciona la traducción inglesa de su relato– parece haber sido un aventurero vasco-francés que realizó dos viajes consecutivos hacia América, bajo una falsa identidad para así sortear el requisito de ser súbdito del rey de España para poder desembarcar en la América española.
El motivo más evidente de tan arriesgados viajes –y de hecho no lo oculta– era el lucrativo negocio del contrabando, y fue su deseo de realizar otro viaje lo que lo incitó a redactar un relato de la situación defensiva de las colonias destinado nada menos que al rey Luis XIV.
El relato de su viaje sugiere la oportunidad de una operación militar, insistiendo sobre la fertilidad del país y la debilidad de sus defensas; y llega a plantear una propuesta directa, precisa y documentada para la conquista de aquellos territorios.
La razón del fracaso de Accarette en interesar a la crona francesa no puede atribuirse a sus orígenes –probablemente populares– ni al carácter exagerado de su proyecto.
Incluso llegó a reunirse con Colbert –ministro de Luís XIV– para discutir el asunto. Pese a todo el proyecto no se realizó, quizás porque la guerra contra los holandeses –declarada en 1672– preocupaba demasiado a Francia.
Corsario frustrado o malogrado gobernador de las hipotéticas posesiones francesas en el Río de la Plata, la «coyuntura política» ha privado a Accarette de entrar en la historia oficial.
De todos modos si bien el informe se descartó en Francia, no ocurrió lo mismo en Inglaterra, donde fue traducido y publicado en 1698, y reeditado en 1716.