Los judíos de Las Acacias

Mactas, Rebeca

164 - Spanish
Foreword & Notes
Darrell B. Lockhart
ISBN: 978-1-949938-01-2
Library of Congress Control Number: 2019939399

Printed copy: U$ 28.90.-  add to cart
Evaluation copy: U$ 18.80.-  add to cart
Online access: U$ 9.99.-  add to cart

Los judíos de Las Acacias revela a Rebeca Mactas como una autora fundante de la literatura judeoargentina, con una particular documentación del rol femenino en el ambiente de la colonización agrícola impulsada por la Jewish Colonization Association del empresario, banquero y filántropo Mauricio de Hirsch, y entre cuyos 567 pioneros se encontraba Mordejai Alpersohn, abuelo de Mactas.
Un elemento destacable de Los judíos de Las Acaciases la perspectiva femenina desde la cual se narran, donde resalta el rol secundario, esforzado y servicial de las mujeres dentro de una tradición patriarcal.
Las obras no son meramente cuentos, sino que son a la vez poemas introductorios de cada tema central, donde resaltan los ideales del movimiento de Haskalá, «el iluminismo judío», con su revitalización del espíritu judío a través de un contacto con la tierra. Los judíos de Las Acacias comparte lo telúrico con Los gauchos judíos, de Alberto Gerchunoff, sin embargo no retrata la vida de los colonos de manera bucólica. Aquí la naturaleza es hostil y extraña ante la cual los personajes, de todos modos, demuestran una actitud reverente,  respetuosa y de un amor entrañable.
Los cuentos transcurren luego del apogeo de la colonia, en pleno proceso de decadencia. Quienes quedan, la mayoría ancianos, se aferran obstinadamente a sus propiedades. La dicotomía ciudad vs. campo se presenta en términos del conflicto irresoluble donde hijos y hermanos han abandonado la colonia para aprovechar mejores oportunidades en la gran urbe. El conflicto no es generacional, y ni siquiera de asimilación, sino el fracaso de las colonias y la incapacidad por parte de la J.C.A. de encaminar los colonos hacia la prosperidad en el campo.
Nacida en el pueblo de Carlos Casares, una de las colonias establecidas por la J.C.A. bajo el auspicio del Barón Maurice de Hirsch, es una voz señera en el contexto de la literatura sobre la colonización agrícola judía.
Su libro de cuentos Los judíos de Las Acacias (1936) pasó prácticamente desapercibido por la crítica dr su época. En contraste, su primera obra, una colección de aforismos poéticos titulada Primera juventud(1930) generó por lo menos tres reseñas.
Los judíos de Las Acacias no ha recibido hasta el momento la atención crítica que merece, y la mayoría se ha planteado en el contexto de escritos panorámicos de la literatura judeoargentina o judeolatinoamericana en general.
Rebeca Mactas figura en Jewish Writers of Latin America: A Dictionary, editado por Darrell B. Lockhart, y Edna Aizenberg escribe unos párrafos sobre ella en su libro Books and Bombs in Buenos Aires.
Más recientemente, Iván Cherjovsky la menciona en su libro Recuerdos de Moisés Ville: la colonización agrícola en la memoria colectiva judeo-argentina (1910-2010).
En estudios más extensos, James A. Hussar examina el libro de Mactas desde la perspectiva de la identidad religiosa mientras que Melina Di Miro se enfoca en la identidad y subjetividad femenina de las protagonistas.
Mactas fue nieta del legendario escritor Mordejai (Marcos) Alpersohn (1860-1947), el llamado «decano» de la literatura ídish en la Argentina cuyas huellas pueden verse en su producción literaria en forma de una marcada intertextualidad que se evidencia de maneras a veces obvias y otras veces más sutiles.
Mactas también es autora del libro Leyendas y parábolas de judías: según la Agadá (1950) que se basa en historias sobre los hombres bíblicos Abraham, Moisés,Salomón, Jeremías y Jonás.
Escritora y traductora, Mactas se revela interesada por verter al castellano literatura clásica judía para un público lector argentino.
Su traducción del hebreo de Cantos de Jehuda Ha-Levyse publicó bajo el sello editorial de Manuel Gleizer en 1932 y Poemas selectos de Jaim Najman Bialikse imprimió con Editorial Israel en 1938.
No sólo elaboró las traducciones sino que también escribió largos estudios preliminares en que se destaca como filóloga y crítica literaria.
Aunque se formó como periodista (trabajaba como Secretaria de Redacción del periódico Morgen Zaitung [El matutino]) es aparente que se involucraba y se movía con facilidad en el ámbito literario porteño. Además de sus traducciones del hebreo, Mactas tradujo dos de las primeras obras del renombrado escritor judeoargentino José Rabinovich, Cabizbajos (1943) y Tercera clase (1944); esta última es considerada una obra clásica del realismo social argentino.