Stella

Duayen, César

272 pages - In Spanish
Edición Crítica, Notas y Comentarios
Mary G. Berg
ISBN: 987-1136-38-2
Library of Congress Control Number: 0

Printed copy: U$ 26.80.-  add to cart
Evaluation copy: U$ 17.42.-  add to cart
Online access: U$ 9.99.-  add to cart

Stella (1905), la primera novela de la argentina César Duáyen, tuvo un éxito comercial extraordinario, creciente con los años y alentado inicialmente por la discusión pública y periodística sobre la real identidad oculta tras el seudónimo.
Finalmente trascendió que se trataba de Emma de la Barra (1861-1947),conocida mujer de la sociedad porteña quien además de fundar la Cruz Roja argentina y la primera escuela profesional de mujeres, publicó cinco novelas que analizan la sociedad argentina de principios del siglo XX.

Stella refleja y discute las preocupaciones nacionales de su época: el afán modernizador de principios del siglo, la influencia de modelos europeos, inquietudes sobre el estado de la nación, y sobre todo, el papel cambiante de la mujer en esos momentos de tantas transiciones.
Fue una época de ansiedades económicas y de deseo de redefinir las responsabilidades de los ciudadanos (mujeres y hombres) en un momento de cambios tecnológicos y alianzas globales fluctuantes. Las identidades tradicionales ya parecían anticuadas, y las familias poderosas (la familia Maura Sagasta/Quiroz en Stella) enfrentaban la necesidad de modernizarse para sobrevivir. La protagonista central de esta novela es una joven que intenta educar y transformar no sólo a su propia familia sino a todo su entorno.
Es la historia de un amor frustrado, una visión de una Argentina que no logra entrar en la edad moderna, ni en la ciudad ni en las estancias de las pampas.
Los esfuerzos de la heroina, que los insta a adoptar una eficacia europea y una base de moral igualitaria, forman parte de una historia entretenida y seductora.
Stella explora los caminos abiertos a la mujer moderna en una Argentina que ya ofrecía mejor educación para la mujer y más posibilidades profesionales, y tambien dramatiza los dilemas de un país del s. XIX que enfrentaba cambios espeluznantemente rápidos.

Imagen de cubierta:
Raúl Soldi
«Cabeza» 1974
Gentileza FUNDACION SOLDI
Para conocer más acerca de este artista visite
www.zurbarangaleria.com.ar
César Duáyen, seudónimo de la escritora argentina Emma de la Barra (1861-1947), colaboró durante muchos años en diarios y revistas, y publicó cinco novelas que tuvieron un éxito sin precedente en su época.
Nacida en Rosario en 1861, hija de un periodista y político distinguido, se mudó a Buenos Aires, donde ella desarrolló sus talentos en música, arte, literatura y educación.
Entre otras empresas, fundó la primera escuela profesional de mujeres, y también la Cruz Roja argentina. Con su primer marido, fue fundadora en 1882 de un barrio obrero modelo en Tolosa, donde estaban los talleres ferroviarios cerca de La Plata: «Las mil casas».
Sus novelas, donde se reflejan estas pasiones por la música, la medicina, la reforma de condiciones laboriles, y la educación, sobre todo de mujeres, son por lo menos cinco: Stella (1905), Mecha Iturbe (1906), El Manantial (1908), Eleonora (1933) y La dicha de Malena (1943).
Las novelas describen en detalle las situaciones de mujeres jóvenes extraordinariamente capaces e inteligentes que intentan encontrar su lugar en la sociedad argentina, en Buenos Aires y en el campo.

«…Emma de la Barra…había nacido en 1861 y era hija de Federico de la Barra, político y periodista de destacada actuación que, en la villa de los años '60 que crecía vertiginosamente, reunía noche a noche en su casa una tertulia de personajes brillantes.  Siendo todavía niña, Emma se trasladó con la familia a Buenos Aires donde, años más tarde, se casó con su tío paterno Juan de la Barra.  Inquieta por naturaleza, continuó desarrollando sus talentos artísticos, encaminados hacia la música y la pintura.  En este medio propicio pudo poner en marcha iniciativas que lograron éxito, como la fundación de la Sociedad Musical Santa Cecilia para encauzar el entusiasmo de los aficionados a la música; la primera escuela profesional de mujeres; la Cruz Roja, que fundó en unión de Elisa Funes de Juárez Celman en las postrimerías del gobierno jaqueado por la revolución de 1890; la exposición de obras de arte y joyas que organizó en 1893 con Delfina Mitre de Drago, con fines benéficos, y que permitió admirar las más hermosas expresiones artísticas que había entonces en colecciones privadas.  Otra importante empresa en la que participó, con el marido, fue la construcción de un barrio obrero en Tolosa, donde estaban los talleres ferroviarios junto a La Plata, o lo que sería entonces la capital de la provincia.  Habilitado en 1882, popularmente conocido como 'las mil casas', de las que aún quedan vestigios.  Emma proyectó allí una escuela, teatro e iglesia, pero fracasó económicamente y perdió casi toda su fortuna.» Citado de Sosa de Newton, www.lamaquinadel tiempo.com/Mujeres/duayen.htm.