Luces de Bohemia - Esperpento

del Valle-Inclán, Ramón


Edición Crítica - Introducción & Notas
Victor Fuentes
ISBN: 978-1-949938-14-2
Library of Congress Control Number: 2022934088

Printed copy: U$ 36.90.-  add to cart
Evaluation copy: U$ 24.00.-  add to cart
Online access: U$ 9.99.-  add to cart

Luces de bohemia, obra clásica del teatro español y del mundial, marca el gran salto de Ramón del Valle-Inclán (1866-1936) hacia una nueva estética y ética de compromiso político-social, y manteniendo la brillantez artística de su obra anterior. Su fusión de vanguardia artística y política, da origen a una nueva modalidad dramática trágico-cómica que bautiza «esperpento», donde el sentido trágico de la vida española es exhibida mediante una sistemática deformación por los «espejos cóncavos» del acto artístico, creando su propio rumbo dentro de las nuevas formas literaria y artísticas surgidas tras la catástrofe de la civilización burguesa europea a raíz de la I Guerra Mundial.
Esta edición a cargo del distinguido profesor y crítico, Víctor Fuentes, es una transcripción literal de la edición en libro de Luces de bohemia, 1924. Contrario a otras ediciones, en ella se considera, como ha sido revelado recientemente, que las tres determinantes Escenas, incorporadas en dicha edición no fueron escritas para tal versión, sino que ya constaban en el manuscrito original, y fueron censuradas en 1920 por el editor de la revista España. Lo cual asevera que el completo original manuscrito de Luces de bohemiase escribió en fechas de gran convulsión político-social, dentro del llamado «trienio bolchevique» (1918-1920), con la descomposición del corrupto sistema de gobierno español de la Restauración, y de anhelos y esperanzas revolucionarias. Todo ello, plasma en la sátira y elegía de Luces de Bohemia; sátira de un mundo en descomposición y elegía de la histórica bohemia dorada española, y con lo que tuvo de enfrentamiento a los valores de tal mundo.
Con su clara introducción y su detallado cuerpo de Notas, esta edición de Luces de bohemiaes un aporte decisivo para la cabal comprensión de la obra de Don Ramón del Valle-Inclán y de sus esperpentos en particular, y un eje fundamental para los cursos de Literatura Hispánica que se enfoquen en el esplendoroso Modernismo expresionista del primer tercio del siglo XX.
Ramón del Valle-Inclán —(1866-1936).
Novelista, poeta y autor dramático español, además de cuentista, ensayista y periodista, formó parte de la corriente literaria denominada modernismo.
Es uno de los autores clave de la literatura española del siglo XX.
Modernista de primera hora, satirizó la sociedad española de su época mientras llevaba una vida bohemia, adoptando una imagen que parece encarnar algunos de sus personajes.
Actor de sí mismo, profesó culto a la literatura, por la que sacrificó todo, incluso perdiendo un brazo durante una pelea absurda.
En Madrid  participa de las tertulias en forma expresiva, y va configurando la personalidad que acabaría haciéndolo famoso.
De Gabriele D'Annunzio toma la fórmula del decadentismo europeo.
Es habitué de las tertulias madrileñas y se codea con Gómez Carrillo, Pío y Ricardo Baroja, Azorín, Jacinto Benavente, González Blanco, Villaespesa, Mariano Miguel de Val, Alejandro Sawa, entre otros.   
Vive la bohemia literaria modernista e incluso pasa hambre mientras habita una buhardilla alquilada con dos oscuros cuartuchos, una silla, una mesa y una cama como único mobiliario.
En 1899, durante una discusión recibe una herida en un antebrazo que termina gangrenándose y se hace necesaria su amputación. Ramón Gómez de la Serna, que no fue testigo de la escena, tiempo después convertiría el episodio en material literario pintoresco.
En noviembre de 1919 empieza a fallarle a Valle-Inclán la salud y a guardar cama con frecuencia.
En 1920 es la primera vez que emplea la palabra «esperpento» en relación con su obra: «Esta modalidad consiste en buscar el lado cómico en lo trágico de la vida». Su forma de vestir llama la atención: «fantocheril» a la manera de sus esperpentos, vestido de negro y bien flaco, con barba larga, renegando de todo.
El 5 de enero del año 1936 Valle-Inclán muere.  
Fue sepultado al día siguiente, en el cementerio de la Boisaca, en una ceremonia civil y en humilde féretro sin esquelas. Tal y como dispuso días antes de su muerte, en el que precisó que: «No quiero a mi lado ni cura discreto, ni fraile humilde, ni jesuita sabiondo».
El escultor Francisco Asorey realizó la mascarilla mortuoria de su faz y el pintor Juan Luis lo dibujó de cuerpo yacente. Manuel Azaña escribe al día siguiente del entierro: «Él hubiese querido ser, no el hombre de hoy, sino el de pasado mañana»